El Paraiso

De Ribadeo al cielo

jueves, 28 de mayo de 2015

ESE RIBADEO QUE NO DEJA DE SORPRENDERME

Sin lugar a ninguna duda Ribadeo es una inmensa caja de sorpresas  que se acciona con un resorte logrando sorprenderte de tal manera que te deja pensando  si lo que viste o oíste es real, o si se trata de una   alucinación  o una posible “coña marinera”.
Si durante un paseo me cruzo con  una persona vestido al estilo de Don Antonio Raimundo Ibáñez Gastón de Isaba y Llano Valdés - Marqués de Sargadelos-sin ser Carnaval, y me saluda levantando el brazo ,pues ya se desde luego que esta persona tiene muy buen humor y esta gastando una coña, diga que si ,señor Marques, viva el buen humor. A fin de cuentas cada uno se viste como le da la gana, en principio sorprendente, pero nada criticable, la nota de humor del día.
 Si el día de las Elecciones Municipales al pasar por delante de un colegio electoral , observo a un miembro de la mesa que de repente coge la urna y la saca para la calle, en principio flipo y después me doy cuenta que es para resolver un problema de movilidad, una situación atípica, pero a fin de cuentas justificada, parece ser que nadie se dio cuenta de que las personas que se ven obligadas a  utilizar silla de ruedas también tienen derecho al voto, haber si para las próxima  alguien se acuerda y pone una rampita, o bien poner las mesas en lugares sin problemas de accesibilidad , libres de barreras arquitectónicas.
En otras ocasiones te puedes ver sorprendido por las calles del centro por algún grupo de muchachos y muchachas haciendo sonar los tambores  y danzando al son y todo el mundo preguntando que se celebra, la celebración es lo de menos , lo cierto es que suena bien y ambientan la zona de vinos.
Si en el parque  ves un surtidor de agua que costo una pasta colocar, y de un día para otro lo ves reconvertido en una sosa jardinera, seguro que no dejas de sorprenderte, bueno, así por lo menos sirve para algo.
El otro fin de semana me vi gratamente  sorprendido por una actuación musical en el puerto deportivo, que realmente mereció la pena,, una interpretación musical inspirada en el flujo de las mareas, bravo por los músicos y el director.
Pero también recientemente leo la noticia de que se autoriza la transformación del antiguo Faro de Illa Pancha en un exclusivo Hotel, con dos no menos exclusivas habitaciones, con cafetería y terraza incluida, esta si que si, para flipar en colores, y esta si que es muy criticable.  Un pequeño faro situado en una pequeña isla , que siempre esta cerrada, parece ser que con el fin de preservar el entorno de agresiones, un bien publico, faro que en su día fue construido con dinero publico, ahora va pasar a ser explotado por un particular de forma privada. Ver para creer.
Es posible  que si las cabezas pensantes  reflexionan un poco sobre los posibles usos que se les puede dar a los edificios públicos, seguro que hallan otras opciones de mas utilidad  social que contribuyan a generar un bien común.
Desde luego mi querido Ribadeo no dejas de sorprenderme.



















No hay comentarios: